domingo, 28 de febrero de 2016

Quién invento el INFIERNO?

Saludos a todos, luego de haber visto en el anterior post (Existe el INFIERNO?), que este lugar lleno de fuego, donde se torturan a las almas pecadoras denominada el “infierno”, no existe; ahora es interesante tratar de responder la siguiente pregunta: Quien invento el Infierno?, o de donde salió el dogma de que existe un infierno donde los pecadores tienen un castigo eterno?

Iniciamos mencionando que la idea del castigo en el Infierno es un dogma que aparece con la naciente Iglesia Católica; porque otros pueblos como por ejemplo los mismos Hebreos, que según el Antiguo Testamento,  tenían la creencia de que todos los muertos se reunían en el Sheol (Morada de los muertos), tanto los buenos como los malos, y en este lugar lo que tenían era una vida sombría. Luego también podemos hablar por ejemplo, que en el periodo Helenístico, que va entre el 323 a.C al 30 a.C. aproximadamente, aparece la creencia de un doble estado tras la muerte, uno de felicidad para los justos y otro falto de ello para los malos; pero aquí para nada aparece la idea de un castigo o tormento físico para los malvados, y esto se ve reflejado también en el II Libro de los Macabeos que pertenecía a estos tiempos.

Figura 1. Sede de la Iglesia Católica.

Ahora, respondiendo a las preguntas anteriores, el “Infierno” o concepto de “castigo en el infierno”, nace con la Iglesia Católica, aproximadamente dentro los primeros cinco siglos de cristianismo, y las horrendas descripciones e imágenes de este mundo de castigos y torturas fue sacada e inspirada del Evangelio Apócrifo de Nicodemo (Evangelio no aceptado por el Catolicismo), el cual también aporto la frase al Credo Católico: “...y (Jesús) descendió a los infiernos...”. Posteriormente también, estas descripciones terribles del infierno y sus diferentes suplicios se basarían en el libro de la “Divina Comedia” de Dante Aliagheri, popularizada entre las masas y también analizada en el anterior post. Ahora tenemos la siguiente pregunta:

De donde sale la palabra “Infierno” y porque lo denominan así???

Respuesta: Esta palabra en se deriva de “infernus” que etimológicamente a la vez viene de “inferus” (Inferior). Se le dio este denominativo ya que los padres de la Iglesia pensaban que este lugar se encontraba por debajo de la tierra e incluso creían que el fuego de los volcanes era una muestra clara de los antros del “Infernus”, y de ahí que se lo denomino a este lugar de castigos con el nombre de “Infernus” o como lo conocemos actualmente “Infierno”.

Una vez adoptada esta palabra (Infernus), se la uso en las traducciones que se hizo de los evangelios, donde la palabra original que estaba escrita por ejemplo en los versículos: Mt 5,22 o Mt 5,29 era “gehenna”, la cual fue cambiada y traducida posteriormente como: “infernus”, corrompiendo de esta manera el verdadero sentido de los textos originales, todo con el fin de dar validez mediante las escrituras, a la invención reciente que es el infierno. (Para saber el significado real de la palabra “gehena”, ver el post: Existe el infierno?).   
Las ideas de cómo era el infierno o como eran los castigos fueron constantemente cambiando con el pasar de los años, como por ejemplo, como dijimos, dentro los primeros cinco siglos de cristiandad,  padres muy importantes dentro de la Iglesia Católica como: Orígenes, Gregorio de Nisa, Didímo, Diodoro, Jerónimo, etc;  defendieron la idea de que los castigos en el infierno eran TEMPORALES, momentáneos, y ahí sale la pregunta:

De dónde entonces sale que el castigo en el infierno es eterno???

Figura 2. Concilio de Constantinopla.
Respuesta: Pues esto es decretado más tarde; en el Concilio de Constantinopla, año 543 d.C. en esta reunión se declara, que los sufrimientos y castigos en el Infierno son ETERNOS, y ya no temporales como se pensaba antes.

Luego ya en el primer concilio de Letrán, en el año 1123, se IMPUSO como dogma de fe la existencia del infierno, amenazando con la prisión, tormentos y hasta la pena de muerte a quienes duden o negasen la existencia del mismo. A partir de este momento empieza el negociado de la Iglesia Católica, como por ejemplo, decirles a sus fieles que si legaban sus bienes o riquezas a la iglesia antes de morir y contrataban misas en conmemoración al difunto, podían comprar el rescate de su alma pecadora.

Figura 3. Concilio de Letrán.
Ya en el siglo XIII se inventa el: purgatorio, una clave más para el negociado; porque decían, que las almas, aun siendo pecadoras, pero que murieron bajo la gracia de dios, se quedaban en este lugar en un estado de expiación o purificación temporal, así de esta manera se podía rescatar cualquier alma pecadora que claro, antes tuvo que ser muy generosa con la Iglesia, de ahí que empezó la masiva venta de indulgencia entre católicos, hasta llegar al siglo XVI, periodo donde estas tranzas alcanzaron su cota máxima de corrupción; y actualmente las sectas cristianas protestantes son las que le sacan mayor provecho, usando el concepto de “castigo en el infierno”, lo que buscan es causar gran temor y miedo en sus adeptos, y estos así, obedientemente paguen todo lo que les piden sus pastores, empezando con el diezmo, volviéndose así, la religión todo un negociado.

Figura 4. Purgatorio Católico.
Para terminar, es importante mencionar que el hecho de inculcar la idea de que el “mundo lleno de fuego” (Como lo describen al infierno) es algo muy malo y que se lo debe de evitar a toda costa, en el consciente colectivo, es una Inversión Cultural dentro la Sabiduría Hiperbórea. Decimos esto porque la Sabiduría Hiperbórea nos indica que el mundo del Espíritu, (El Origen) el cual debemos recordar y al cual debemos regresar, es precisamente así, un mundo lleno de fuego, lo describen de esta forma porque el Espíritu también es de fuego, y por tanto el mundo del que viene es así. Por tanto el Sistema, para que el hombre no despierte ni recuerde nada, lo que hace es invertir el sentido de este mundo espiritual de manera cultural, para lo cual implanta en el consciente colectivo, de que el mundo lleno de fuego es el infierno y que se debe evitar estar allí a toda costa porque es un mundo satánico y malo. Por tanto, mientras los hombres despiertos buscan regresar a este mundo espiritual de fuego, los hombres dormidos lo aborrecen y tratan de evitarlo,  cayendo inevitablemente en los artilugios, trampas y negociados como vimos, de las distintas religiones.

BUSCA TU VERDAD.


Esperamos tus comentarios y sugerencias, hasta el próximo post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. (Nota: Se eliminaran comentarios que contengan lenguaje obsceno, insultos o sean Spam)