viernes, 8 de enero de 2016

La Mentira del Holocausto Judío - Testimonios

Saludos a todos; este post está dedicado a analizar el Supuesto "Holocausto de Judíos" realizado por los Nazis en la Segunda Guerra Mundial, y digo “supuesto”, porque si hacemos una revisión crítica de todas las “pruebas” que nos presenta el sistema, llegaremos a la conclusión de que le Holocausto Judío es totalmente FALSO, y actualmente se lo considera como la Mentira Más Grande del siglo XX, por eso es importante analizar todo lo que nos cuentan al respecto y ver como se fue convirtiendo la mentira en verdad.

Por eso, ahora veremos una de las pruebas que nos presenta el sistema, que es nada menos que los TESTIMONIOS de los tres testigos  principales que estuvieron presentes en los “Gasificaciones masivas” del campo de concentración más famoso que es Auschwitz, los cuales son: Rudolf Höss, Filip Müller y Rudolf Vrba. Para lo cual haremos extractos de uno de los libros más importantes del Revisionismo Histórico, el cual es: “El Holocausto bajo la Lupa” cuyo autor es el señor:  Jürgen Graf, que nos ayudara a ver como los testimonios que presentaron estos testigos tienen ciertas incongruencias que hace dudar totalmente de la veracidad de los mismos. A continuación mostraremos uno por uno cada relato realizado por estos testigos que estuvieron en el campo de concentración y “presenciaron” el “Holocausto Judío”, y luego presentaremos el ANÁLISIS al final de estos para mostrar las incoherencias que nos dicen en sus testimonios.

1er. Testigo: 

Figura 1. Rudolf Höss
Rudolf Höss (Comandante del campo de concentración de Auschwitz desde 1940  hasta 1943). A la fuerza, bajo tortura, obligaron a Rudolf Höss a dar un falso testimonio sobre los supuestos gaseos que se realizaron en este campo de concentración, en su confesión el comandante dijo:

“Cuando construí el edificio de aniquilamiento en Auschwitz,
utilicé el Zyklon B, un ácido cianhídrico cristalino que
echábamos a la cámara de la muerte por una pequeña abertura.
Se necesitaban 3 a 15 minutos, según las condiciones climáticas,
para matar a las personas dentro de la cámara de la muerte.
Sabíamos que las personas habían muerto cuando terminaba el
griterío. Generalmente esperábamos media hora antes de abrir
las puertas para sacar los cadáveres. Después de alejar los
cadáveres, nuestros comandos especiales les quitaban los
anillos y les extraían el oro de los dientes. Otra mejora en
comparación con Treblinka fue que construimos cámaras de gas
con capacidad para 2.000 personas, mientras que en cada una
de las 10 cámaras de gas de Treblinka solamente cabían 200
personas.” (Documento de Nuremberg NO 3868-PS).

Höss también habla sobre las prácticas que se realizaban con los cadáveres:

"Después, sacar los cadáveres de las cámaras, extraerles los
dientes de oro, cortarles el pelo, arrastrarlos hasta las fosas o
hasta los hornos crematorios. La alimentación del fuego en las
fosas, el verter de la grasa acumulada, el hurgar en las pilas de
cadáveres que se cremaban para asegurar la provisión de aire. Todos estos
trabajos los hacían con cierta impasibilidad apática, como si
fuera una cosa trivial. Mientras arrastraban los cadáveres,
comían o fumaban".

2do. Testigo: 
Figura 2. Filip Müller
Filip Müller  (Judío-Eslovaco miembro del comando especial, sobrevivió a no menos de 5 intentos de aniquilamiento).  Su testimonio es el siguiente:

"Delante de mí yacía el cadáver, de una mujer. Primero le quité
los zapatos: al hacerlo, mis manos temblaban y mi cuerpo,
entero se estremecía cuando comencé a sacarle las medias... Los
seis hornos estaban ardiendo, cuando Stark dio la orden de
arrastrar los cadáveres desnudos por el piso de hormigón
mojado. Fischl iba de un muerto a otro y a cada uno le abría la
boca con una barra de hierro sirviendo de escoplo. Al descubrir
un diente de oro, lo arrancaba con una tenaza y Io echaba
dentro de una lata. (p. 23 y sig.).
Desde la víspera habían desaparecido tres transportes, uno
cada cuatro horas aproximadamente, en las cámaras de gas del
crematorio V, donde fueron gaseados. Después de que los
gritos, los gemidos y los estertores habían cesado, las cámaras
de gas se ventilaban por unos minutos. Después la gente de las
SS empujaba a los comandos de prisioneros adentro de las
cámaras para que saquen los cadáveres".

3er. Testigo: 

Figura 3. Rudolf Vrba.
Rudolf Vrba. (Nombre original Rosemberg, judío-eslovaco, en 1944 escapo del campo de concentración). Es considerado un testigo principal cuyos relatos fueron importantes para el juicio de Nuremberg. Su testimonio es el siguiente:

"Heinrich Himmler visitó el campo de Auschwitz una vez en
enero de 1943. Debía presenciar la primera matanza en masa
del mundo practicada a escala industrial, al estilo de la cinta
transportadora, y participar en la inauguración del flamante
juguete del comandante del campo, Höss: su crematorio. Era
sin lugar a dudas algo grandioso. 100 yardas de longitud, 50
yardas de anchura, con 15 hornos crematorios, cada uno capaz
de cremar tres cadáveres en 20 minutos simultáneamente, un
monumento de hormigón armado a su constructor, el señor
Walter Dejaco... El (Himmler) vio efectivamente una
demostración impresionante, afectada únicamente por un
atraso en el horario que hubiese causado disgusto en cualquier
estación de ferrocarril en Alemania. El comandante Höss,
ansioso por poner a prueba la eficiencia de su nuevo juguete,
había hecho llegar un transporte extraordinario de 3.000 judíos
polacos destinados a ser aniquilados por el método alemán
moderno.
Aquella mañana Himmler llegó a las ocho y el show debía de
empezar una hora mas tarde. A las nueve menos cuarto las
nuevas cámaras de gas con su simulacro de duchas y sus
carteles que rezaban «Cuidar la limpieza» o «Mantener la
tranquilidad», etc., estaban atestadas de gente.
Las guardias de las SS habían tenido cuidado de que ni un
centímetro de lugar quedase desocupado y para ello dispararon
algunos tiros en la entrada. Asustados, los que ya estaban
dentro de la cámara se movieron para atrás y más victimas
fueron empujadas hacia adentro. Después arrojaron a
lactantes y a los niños sobre las cabezas de los mayores, las
puertas se cerraron y se les echó el cerrojo. Un hombre de las SS
con una pesada máscara antigás estaba parado sobre el techo
de la cámara esperando el permiso de echar las bolitas de
Zyklon B. Aquel día su oficio era un puesto de honor, ya
que no todos los días tenía invitados tan ilustres, y con
seguridad estaba tan nervioso como el estar en una carrera
de caballos al dar la señal de partida...
El hombre con la máscara antigás manipulaba sus latas de
Zyklon. Debajo de él se encontraba una sala repleta. Pero ni
rastros del Reichsführer (Himmler) que había ido a desayunar
con el comandante Höss.
En algún lado sonó un teléfono. Todas las cabezas se movieron
en esa dirección... La información decía: «El Reichsführer
todavía no terminó de desayunar... » En la cámara de gas los
hombres y las mujeres, locos de desesperación y que finalmente
habían comprendido lo que significaba una ducha en Auschwitz,
empezaron a gritar, aullar y a golpear débilmente contra la
puerta, pero afuera nadie los oia, ya que la nueva cámara no
solamente estaba aislada contra el gas, sino también contra
ruido...
Pero a las once, con dos horas de atraso, arribó un automóvil.
Himmler y Höss bajaron y conversaron un momento con los
oficiales de mayor rango. Himmler los escuchó con atención
cuando le explicaron detalladamente el procedimiento. Caminó
sin apuro hasta la puerta cerrada, echó una mirada por el
grueso vidrio de la pequeña mirilla a la gente que gritaba
dentro de la cámara y se dirigió después otra vez a sus
subordinados para hacerles algunas preguntas más. Por fin
podía comenzar el baile. Una orden en tono cortante fue dada
al hombre de las SS parado sobre el techo. Este levantó una
tapa redonda y dejo caer las bolillas sobre las cabezas debajo de
él. Sabia, como todos los demás, que el calor producido por los
cuerpos apretujados haría que el gas emanase de las bolillas al
cabo de unos pocos minutos. Por eso cerró la escotilla
inmediatamente.
El gaseo había comenzado. Höss esperó un rato, para que el
gas pudiese circular bien, y cortésmente invitó a su invitado a
echar una nueva mirada por la mirilla. Himmler miró algo
embobado, y obviamente impresionado al interior de la cámara
de la muerte y se dirigió con renovado interés al comandante,
haciéndole una serie de nuevas preguntas.
Lo que había visto pareció haberlo satisfecho y puesto de buen
humor. A pesar de que raras veces fumaba, aceptó un cigarrillo
de un oficial y mientras lo chupaba torpemente, se reía y
bromeaba.
Esa atmósfera más relajada por supuesto no significaba perder
de vista lo más importante. Más de una vez se alejó del grupo
de oficiales para cerciorarse del progreso de la acción y cuando
todos estaban muertos, se interesó vivamente por el
procedimiento siguiente.
Ascensores especiales transportaban a los cadáveres al
crematorio, pero la cremación no se llevé a cabo
inmediatamente. Había que extraer los dientes de oro. De las
cabezas de las mujeres había que cortar el cabello que serviría
como material de empaque para los cabezales de torpedos. Se
había tomado nota previamente de los judíos ricos, cuyos
cadáveres ahora eran separados para su posterior disección.
No podía descartarse que algún pillo entre ellos hubiese
escondido joyas -- aun diamantes -- en alguna abertura de su
cuerpo.
Era sin duda una tarea complicada, pero la nueva maquinaria
funcionaba perfectamente, manejada por obreros diestros.
Himmler esperó hasta que el humo sobre las chimeneas se
pusiera espeso y después echó una mirada a su reloj: era la una
de la tarde, ¡Tiempo para almorzar!"

Los Revisionistas históricos realizaron un análisis crítico a estas confesiones dadas mostrandonos muchas imposibilidades que se ven, ayudandonos en estos análisis, mostraremos ahora los puntos más importantes para demostrar que los relatos vistos no tienen veracidad y fueron inventados; también nos basaremos en puntos que se tocan en el libro revisionista “El Holocausto bajo la Lupa”:

PRIMERO: Los testigos dicen que los crematorios estaban construidos JUNTO a las cámaras de gas.
COMO PUEDE SER ESTO POSIBLE??? 
Se imaginan el riesgo de cremar cadáveres, junto a cámaras de gas llenas de Ziklon B, aunque no es muy elevada su explosividad, pero para matar a 2000 en pocos minutos (según Höss) se necesitaría gran cantidad de este gas, por tanto esto haría demasiado peligroso el solo hecho que se produjera una chispa en el lugar, en pocas palabras sería suicida cremar cadáveres cerca de las cámaras de gas porque el edificio, los ambientes y los que están allí (incluidos los soldados Nazis) saldrían volando por los aires. Por tanto, a no ser que los arquitectos nazis sean tan estúpidos, es imposible que hayan construido estos campos de concentración tal como cuentan los relatos, ya que por su alta peligrosidad sería una falta total de sentido común.

SEGUNDO: El primer relato dice que se echaban bolitas de Ziklon B por una abertura y los judíos tardaban entre 3 a 15 MINUTOS en morir.  
COMO PUEDE SER ESTO POSIBLE??? 
Para que las bolitas de Ziklon B pudieran volatilizarse se necesita un ambiente de mínimo 25°C, y las cámaras de gas no tenían ningún sistema de calefacción para lograr esta temperatura, y aun así, aunque se lograra esta temperatura, este proceso tardaría media hora, y en invierno (Como en esas épocas) la volatilización tardaría horas, NO minutos.  Además, como el gas va a circular si la cámara de 210 metros cuadrados estaba abarrotada con 2000 personas?, realmente es imposible creer esto.

TERCERO: Los relatos señalan que las cámaras de gas estaban TOTALMENTE ABARROTADAS hasta el último centímetro, una vez muertos entraban a las cámaras. 
COMO PUEDE SER ESTO POSIBLE??? 
Las puertas de todas las cámaras de gas se abrían para ADENTRO, entonces como lo hacían los comandos especiales para entrar a la cámara de gas, si estas estaban repletas de personas hasta el último centímetro cuadrado?, simplemente no hubieran podido entrar a las cámaras de gas. Por lógica, es imposible creer que alguien tan tarado se le ocurra diseñar las cámaras de esa forma.

CUARTO: Según Höss, los comandos especiales entraban a la cámara de gas a la MEDIA HORA de aniquilados, y según Mülle a los POCOS MINUTOS de que todos murieran.  
COMO PUEDE SER ESTO POSIBLE??? 
En EEUU. después de haber ejecutado a un solo individuo en una cámara de gas, ésta la ventilan cuidadosamente por mucho tiempo antes que entre un medico con traje de protección y mascara antigás entre al lugar para examinar al reo. Pero analizando las cámaras de gas de Auschwitz, estas tenían una ventilación rudimentaria, por lo tanto como dicen los relatos, mandar a que los comandos especiales entren a las cámaras solo con una máscara antigás, no hubiera sido suficiente, prácticamente NO hubieran sobrevivido, sería una misión fatal, el veneno se entraría por los poros de la piel, asi dificil que hubieran podido cumplir su tarea de examinar a los cadáveres, por tanto es imposible que haya pasado tal cual lo cuentan los testigos.

QUINTO: Según el primer relato, habían personas del comando especial que comían y FUMABAN !!!!!!! mientras manejaban y examinaban los cadáveres. 
COMO PUEDE SER ESTO POSIBLE??? 
Fumaban RODEADOS de gas explosivo y NO LES PASABA NADA !!!!!!. Esta parte de los testimonios deja SIN palabras a personas con un poco de lógica, juzguen ustedes mismos.



SEXTO: Según los relatos, se mataban 2000 personas cada media hora según Mülle; pero para Höss era cada 15 minutos, y luego se cremaban estos cadáveres.  
COMO PUEDE SER ESTO POSIBLE??? 
Una cremación dura hora y media, y en esas épocas no era diferente, según los relatos en el campo de Auschwitz se tenían 15 crematorios, por tanto se estarían cremando 15 cadáveres en hora y media, haciendo los cálculos, para cremar los 2000 cadáveres se necesitarían nada menos que 200 horas, o sea aproximadamente 8 días para cremar 2000 judíos gasificados y sin parar, para luego cremar otros 2000  y así sucesivamente. Lo cual es humanamente imposible; primero porque la salud de los oficiales SS y las personas que están dentro de Auswichtz estaría en riesgo, debido a que el campo de concentracíon se estaría acumulando de cadáveres por no poder cremarlos rápidamente, y segun los relatos cada media hora salian 2000 muertos más de las cámaras de gas. Segundo, además  los hornos crematorios siempre necesitan enfriarse por un tiempo, lo cual haría que esta operación de cremación tarde aún más, y que decir de otros campos que tenían menos hornos crematorios donde también supuestamente se mataban miles y miles de judíos. Si todo esto fuera real, seria gracioso porque los nazis se hubieran pasado toda la guerra cremando y cremando cadáveres, por tanto es dificil creer en estos relatos.

CONCLUSIÓN: Lastimosamente las personas aún siguen creyendo ciegamente que el Holocausto Judío es cierto, y lo peor es que se basan en pruebas como estos testimonios, que por todas las imposibilidades e incongruencias que tienen son totalmente falsas e inventadas, no son creíbles, pero a la fuerza y por imposición la quieren volver verdad, incluso en el post: "La Mentira del Holocausto - Úrsula Haverbeck" se observan mas pruebas de que el del Holocausto Judío es Falso. Saquen sus propias conclusiones y como el título del blog dice: Sabiduría Hiperbórea, hacia la VERDAD.

BUSCA TU VERDAD.

Esperamos tus comentarios y sugerencias, hasta el próximo post.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. El supuesto holocausto judío nunca jamás existió, lo que si existe realmente es el holocausto palestino perpetrado por terroristas asesinos genocidas usureros judíos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por lo de "terroristas asesinos genocidas usureros judíos"....Que???....¿Hay de otro tipo de judío?.

      Eliminar

Gracias por tu comentario. (Nota: Se eliminaran comentarios que contengan lenguaje obsceno, insultos o sean Spam)